Skip to content

MIRANDO A JESÚS

by Cristóbal on 15 de marzo de 2019

Estas palabras contienen el gran secreto de la vida.

Mirando a Jesús en las Escrituras:

Para saber quién es, qué es lo que ha hecho, qué da, qué pide. Para encontrar en su carácter nuestro modelo, en sus lecciones nuestras instrucciones, en sus preceptos nuestra ley, en sus promesas nuestro descanso, y en su persona y obra la plena satisfacción ofrecida a todas las necesidades del alma.

Mirando a Jesús crucificado:

Para encontrar en su sangre derramada por nuestra redención el perdón y la paz.

Mirando a Jesús resucitado:

Para encontrar en Él la sola justicia que puede justificarnos y por medio de la que, por indignos que seamos, podremos dirigirnos con plena seguridad en su nombre a Dios Padre.

Mirando a Jesús glorificado:

Para ver en Él a nuestro abogado para con el Padre, haciendo completa por su intercesión la obra misericordiosa de nuestra salvación. Compareciendo Él en la presencia de Dios por nosotros y supliendo la imperfección de nuestras oraciones por el poder de aquella oración que siempre escucha el Padre.

Mirando a Jesús revelado por el Espíritu Santo:

Para tener por medio de una constante comunión con El la purificación de nuestros corazones manchados por el pecado, la iluminación de nuestros sombríos ánimos, la transformación de nuestra perversa voluntad, para que triunfemos en el mundo y sobre el diablo. Resistiendo sus ataques por Jesús, nuestra fuerza. Resistiendo sus malvados consejos y cambiándolos por los de Jesús, nuestra sabiduría.

Mirando a Jesús:

Para recibir de Él la gracia suficiente para sostener la cruz y hacer el trabajo de cada día. Pacientes con su paciencia; activos por su actividad; amando por su amor; descansando en su poder que se perfecciona en la debilidad.

Mirando a Jesús:

Para que nuestro gozo sea santo y nuestros pesares sean calmados a su debido tiempo para saber ser humillados hasta que El nos ensalce.

Mirando a Jesús:

Ascendiendo a la mansión del Padre, donde prepara un lugar, que con Él disfrutaremos por toda la eternidad.

 

Joaquín Pujol

From → Blog

Los comentarios están cerrados.